23 jun. 2011

Elemento veleidoso

Después de muchas pruebas en laboratorio lograron sintetizar la sustancia ideal para construir la embarcación. Botaron la nave y la bautizaron con la consabida champaña.

La botella, al estrellarse, reveló el inesperado efecto del agua de mar sobre el nuevo material: múltiples grietas aparecieron y avanzaron sobre la superficie del casco, mientras el barco se hundía lentamente ante la incredulidad general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario