27 jun. 2011

No todo lo que brilla es oro III, o Flor de un minuto

Su mirada resbaló lenta por ese cuerpo de generoso escote y minifalda. Ella, con suaves movimientos, discaba el teléfono público mientras él concebía estrategias para el abordaje.
—Hola cariño —dijo coqueta, esperando la respuesta del otro lado de la línea.

Fue entonces que el conquistador puso pies en polvorosa, azarado ante esa voz masculina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario