27 jun. 2011

Brilló por su ausencia

Confiando en la sencillez y perfección de su doctrina, regresó.

Observó boquiabierto la Santa Sede y las iglesias; el elaborado rito de la misa; los requisitos para
los “sacramentos” que todo mundo evita por módico pago; la manipulación de masas que realizan
sus “ministros” mientras, con toda naturalidad, violan los principios de castidad, humildad y
pobreza que Él nunca exigió; los vendedores afuera de los templos, la intolerancia a las
diferencias…

Decepcionado, descartó el Juicio Final por inútil y se mudó a otro universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario