30 jun. 2011

Crimen perfecto

En cuanto asome la cabeza, estará perdido. El plan es cortar rápida y silenciosamente yugular y carótida en un solo movimiento. ¿Quién se cree ese escritor para sacarla de la historia? Esconderá el arma en el osito de felpa y continuará su vida de niña inocente sin preocupaciones que juega en el jardín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario