27 jun. 2011

Las ventajas de la madurez

El joven que se encuentra frente a ella le recuerda a alguien. Alto, rizos cortos, nariz recta y labios carnosos... ¿A quién se parece?

Sonríe al acordarse: en aquel tiempo era demasiado tímida. Recién transformada y torpe para las relaciones, no se atrevió a acercarse al romano, quien fue el modelo para el Adán que Miguel Ángel pintó en la Capilla Sixtina. Nunca supo qué fue de él.

Cuando el metro se detiene y el muchacho se apea, la vampiresa va tras él. Coincide con el genio florentino: tal belleza merece la inmortalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario