27 jun. 2011

Engaño perfecto

En la cama, se miran en silencio con reproche y fastidio. ¿Cómo diablos iban a saber que eran un íncubo y un súcubo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario