27 jun. 2011

Sin rencores

Ah, estos humanos, me hacen sonreír. Ya me llevaba al enfermo, cuando uno de ellos hizo un agujero en el cráneo para aliviar la presión.
Está bien, que piensen que le ganaron a la Muerte. En el momento de la operación, dejé caer en el cerebro una bacteria resistente a todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario