27 jun. 2011

No todo lo que brilla es oro IX, o El hambre obliga

El escaparate hizo un estruendo enorme al romperse. Tomó el hermoso pastel, tantas veces imaginado entre sus manos y saboreado ese día, pero lo hizo con demasiada fuerza. El delicado postre se hizo pedazos en la calle, dejando a la vista su interior de cartón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario