30 jun. 2011

Coyuntura

Cuando llegó el momento de matar al coprotagonista, el autor descubrió que éste —enterado de sus intenciones por un personaje secundario— se había dado a la fuga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario