27 jun. 2011

El del murciélago

“Se me antoja un ron” pensó, así que buscó un bar. Botella y media después, decidieron él y su recién conocida amiga que tenían suficiente. Afuera, exhibió por fin los colmillos y paladeó con fruición su marca favorita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario