23 jun. 2011

Convirtiendo una doxografía en una minificción

Basada en las Doxografías, de Arreola.

Harto de soñar con el capitán Cachadiablo, Prometeo buscó el consejo de Holofernes para no perder la cabeza por un amor.
Evitadas las distracciones en Ficticia y aplicando las sugerencias, intentó escribir una historia inspirada en fantasmas, gatos, carnes y cuerpos. El tiempo caminó primero, corrió después, y el piso se llenó de hojas arrugadas.
Días mas tarde, sin haber creado nada, fue visto en un bar, borracho perdido, jugando al ajedrez para recuperar su fortuna. El espíritu del alcohol ingerido —ya indisoluble de su carne— indicó el escaque estratégico. "¡Jaque ma...!" alcanzó a farfullar antes de caer sobre el tablero con la reina en la mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario