23 jun. 2011

Cólera

No lo creí hasta verme entre los otros: cortó mi cabeza, que con toda confianza apoyé en su regazo, para agregarla al ramo de sus trofeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario