23 jun. 2011

Pesadilla

Está atrapado en un féretro. Intenta escapar y angustiado, se deshace los dedos arañando la madera. Por fin, la desesperación lo despierta.

Para serenarse deja atrás sus huesos, atraviesa ataúd y tierra, y sale al tranquilizador aire libre del camposanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario