23 jun. 2011

Fin

A lo lejos, confundida con la luz del sol poniente aún se adivinaba por momentos la embarcación que alejaba a su amada. Cuando se cansó de mirar, apretó un botón y la infiel navegó por el agua y por los aires.

No hay comentarios:

Publicar un comentario