23 jun. 2011

Cría cuervos

Cada vez que su hijo cometió una fechoría, para disculparlo ante su Dios, plantó un árbol cerca del río.

Hoy su esposa le pregunta si siembra uno, o dos, en el esplendoroso sauzalito, que gracias a su vástago no podrá contemplar más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario