23 jun. 2011

Venganza fantasmal

En la alcoba vacía y a oscuras, aún sucia de sangre seca y otras cosas, se oyen voces:

—Mamá, ¿ya nos vamos?

—Sí, mi amor, en cuanto me asegure de que tu padre nos ha visto otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario