23 jun. 2011

Magia

El acto comienza con un ave que se despieza y sazona antes de meterla a un horno. Los restos calcinados se sirven a los acongojados espectadores.

Entonces, las cenizas se elevan y unen sobre sus cabezas, en medio de los “oohhh” y los “aaahhh” generalizados,. El fénix echa a volar majestuoso por la carpa del circo, entre estentóreos aplausos, de regreso a las manos de su dueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario