23 jun. 2011

De Cheshire

Cuando observó el pistón que movía la sonrisa, supo que no era liebre: sin duda era un gato… hidráulico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario