3 jul. 2011

Futuro incierto

 —Somos demasiados —dijo uno al mirar en derredor.
—Y que lo digas —contestó otro sin pensar mucho, ocupado en esquivar el tráfico.
—¿A quién le importa eso? —intervino el mayor de ellos.
—Pues que pronto necesitaremos regular la natalidad o ve tú a saber qué, al rato no cabremos en este planeta... —reflexionó el primero.
—No empieces con tus cosas, ya vámonos.
—Sí, vámonos. —coincidieron los otros.

Y los trilobites se marcharon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario