5 jul. 2011

Exquisito

 Puso tomillo y calculó que no sería suficiente. Agregó un poco de laurel y decidió que mejoraría con pasas y piñones. Finalmente, el cerdo quedó listo. Y tal como lo pensó, no sintieron nunca el sabor del veneno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario