5 jul. 2011

Tumor

Seguía ahí. Se desperezó, estirando los brazos que sentía un poco entumecidos por la anestesia y hallando muchos mutilados, pero eso no le preocupó. Una vez que se recuperara del todo, podría enviar nuevamente sus ramificaciones a través de las neuronas del infeliz que creyó poder ser curado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario