4 jul. 2011

Soledad

El pinche dinosaurio me tenía hasta la madre: por más que lo corría, no se iba. Hasta mucho más tarde comprendí que lo único que quería, era platicar con alguien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario