5 jul. 2011

Fácil

 La caza de esa mariposa no era sencilla. Ágil como ninguna con las alas, sus giros repentinos daban envidia a cualquier bailarín de salsa.
Fue atrapada de la forma más increíble: alguien la llamó por su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario