4 jul. 2011

Desdén

Escribéndolas, adquirieron vida propia. Las ideas se desarrollaron y volaron, llegando hasta la ventana de su amada.
Ella, ignorante de su ardor, las espantó con un gesto indiferente, cual moscas de verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario