4 jul. 2011

En quiebra

 "La Biblia no puede modificarse, Su Santidad", le contestaron. Harto, convocó entonces un concilio urgente, para evitar que la fortuna de la Santa Madre Iglesia, siguiera siendo saqueada por los legítimos herederos de sus sacerdotes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario