3 jul. 2011

Se partió la madre

Por decirlo de forma delicada: cuando su vehículo aerodinámico de ocho cilindros chocó contra el muro a más de doscientos kilómetros por hora, la desaceleración súbita provocó que la transmisión de fuerzas fracturara los huesos de su rostro, modificando por completo su fisonomía antes de provocarle la muerte por asfixia debido a una obstrucción de la vía aérea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario