5 jul. 2011

Contraproducente

Había deseado ser sirena desde que descubrió cómo se aparean los peces. Se le olvidó que también pueden cambiar de sexo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario