4 jul. 2011

En defensa del más débil

De sus entrañas brotó un fuego desconocido que le abrasó las ideas y la hizo estallar en furia: ¡cómo se atreven a tocarle un pelo a su amado, por más ensangrentada que le haya dejado la cara!

No hay comentarios:

Publicar un comentario