3 jul. 2011

En la recámara de la niña de la casa

Del armario salía un olor extraño, fétido primero, seco y apergaminado después. Con el pasar de los años, casi todo se volvió polvo, sin reconocerse ya los huesitos del bebé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario