4 jul. 2011

Culpable

"Maldito leñador descuidado", pensaba. "Si mi mujer no le hubiese abierto algo más que la puerta y si no hubiera tomado yo su hacha antes de entrar, aún tendrían ambos algo qué mostrarse el uno al otro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario