29 jul. 2011

Descubrimiento

Su fortuna desnuda estaba frente a él. Vaya sorpresa: siempre suya, y todo el tiempo oculta a sus propios ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario