5 jul. 2011

Culpable II

Había dejado a medio limpiar la mesa de la cocina, un error muy común. Los manuales de ciencias de la conducta dicen que casi siempre es ahí donde se localizan evidencias de la escena del crimen. Por eso, cuando oyó los gritos, supo que estaba perdida: su madre se ha dado cuenta de que en vez de orégano, puso tomillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario