3 jul. 2011

ADN

Se puso a llorar, aunque no supo bien por qué. El ataque de llanto fue completamente inesperado, al igual que la sensación de alivio, al saber que aquel extraño conocido de toda la vida, no era su hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario