4 jul. 2011

Presencia invisible

Un día lluvioso, notó que cada gota lo iba borrando, volviéndolo etéreo, intangible, ligero. Se dejó empapar y ahora es sólo un par de ojos que vuela por los aires, confundido entre las gotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario