4 jul. 2011

Fin II

Murió de grosería, de maltrato y desprecio. De golpes inesperados cuando creía que todo estaba bien. De indiferencia y de miedo al dolor inmerecido.
Pobre amor, aguantó mucho. Pero los muertos no resucitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario