3 jul. 2011

Rutina

Su vida, insoportable de tan aburrida, es ésta: levantarse, desayunar, oír gritar a sus víctimas, ejercitarse con los instrumentos de tortura, comer, bañarse, y al final del día, ir por alguno de ellos para, al día siguiente, alimentar a los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario