1 mar. 2012

Mundo marsupial

La primera vez que vió el exterior la recibió una enorme sonrisa muy blanca, mientras muchos ojos le guiñaban en la distancia. Se sintió bienvenida.
Por eso ahora, cuando sus crías están listas para salir con sus ojitos por fin abiertos, siempre espera a que sea una fresca noche estrellada de cuarto menguante.

*Para todas las zarigüeyas, hermosos animalitos incomprendidos en la península de Yucatán.

1 comentario:

  1. Qué lindo. Nunu es una zarigüeyita huérfana que comparte conmigo en casa, son animales extraordinarios y mágicos; y somos muy felices cuando encontramos personas que simpatizan con las zarigüeyas.

    ResponderEliminar