1 mar. 2012

Escándalos

Se retiró a sus aposentos en silencio, disfrutando (¡por fin!) de la calma doméstica. Por fortuna, el olor a sangre sí permite dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario