1 mar. 2012

Dieta

La tristeza lo invade. Se siente culpable y promete que la siguiente vez dejará de lado, al menos, los huesitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario