26 ago. 2011

Mnemotecnia fallida

Las bodegas repletas de uranio no redituaron nada. Cuando llegó a negociar el precio, le corrigieron: "Te dijimos plutonio, güey, plu-to-nio...".

No hay comentarios:

Publicar un comentario